Inicio > Entrevistas > "Trabajamos duro para que en Irán exista una escena de nuestras características"

"Trabajamos duro para que en Irán exista una escena de nuestras características"

Sara Morales - @sara_warsaw, 18 de Julio de 2013
En Irán ahora está en auge la música electrónica

Recién llegados desde su Teherán natal (Irán), los cuatro chicos de Migrain Sq aterrizan en Madrid para presentar su segundo álbum de estudio, Madame Buttercry, como teloneros en el concierto de Fanfarlo, el 18 de Julio en el Teatro Circo Price.

Como equipaje: una maleta cargada de ilusión y su nuevo disco del que se sienten orgullosos, y con el que pretenden romper fronteras ayudando a abrir nuevas miras en la escena musical de su país.

Todo un reto para este joven grupo de minimal rock que canta en inglés, con raíces inevitablemente orientales en la parte lírica y vocal. También un reto para nosotros, los occidentales, a manos de este regalo de sonidos eclécticos venidos de un lugar donde creíamos que no ocurría nada.

Entrañable e interesante conversación con Pouya (compositor musical, bajo, contrabajo y guitarra), Nima (también compositor, viola, violín y parte técnica), Sara (vocalista y letrista) y Olka (piano y teclados) en el Café La Paca (Malasaña-Madrid).

                                       

 

FANATYK: ¿Quiénes son Migrain Sq?
Migrain Sq:
El grupo comenzó a manos de Pouya y Nima. Luego nos sumamos las chicas, primero yo (Sara) que estudié Arte Cinematográfico, y luego llegó Olka.  Tenemos entre 21 y 30 años, todos amamos la música, y este  fue el motivo de empezar con esto.

 

¿Cómo surge un grupo de estas características en un país como Irán?
Es una pregunta difícil porque cada uno de nosotros tenemos nuestra experiencia, nuestros propios retos y objetivos. Dentro de esto, todos tenemos en común esta mentalidad y ganas de llevar adelante este proyecto. Al principio fue muy difícil, un reto muy grande, pero ahora se ha convertido en un estilo de vida y así es cómo hemos decidido vivir. Desde que éramos pequeños y sabíamos que queríamos tocar y formar una banda, empezamos a buscar música de todo el mundo a través de Internet. Para mí (Sara) como escritora de la lírica es muy importante tener conmigo todas estas influencias, venidas de un montón de tipos de música, géneros, literatura…

 

¿Cómo es la escena musical allí?
En Irán es prácticamente inexistente una escena musical de nuestras características. Pero nosotros y grupos como el nuestro estamos trabajando para que eso deje de ser así.

 

¿Tiene buena acogida una propuesta como la vuestra en vuestro país?
Si consigues llegar a tu audiencia, el público responde bien. Pero varía mucho el tipo de audiencia y las posibilidades dependiendo del género musical. El nuestro es más minoritario en Irán. Allí ahora mismo está empezando a estar en auge la música electrónica.

 

Se puede decir que sois un grupo de indie pop-rock pero ¿cómo os definís vosotros?
Tenemos dos discos y en ellos se deja ver la evolución en nuestro sonido. El primero estábamos sólo los chicos y era más instrumental, post minimalista. Este segundo, Madame Buttercry, con ya nosotras dos integradas, hemos mantenido este minimalismo instrumental que es lo único que tenemos claro que queremos mantener, es nuestra esencia. Pero luego, con este disco nos hemos introducido también en otros géneros como cabaret, jazz, rock, electrónica… pero esto no viene decidido de antemano, depende del estado de ánimo de cada momento.

 

Es cierto que en la parte instrumental sonáis algo más oscuros, incluso rozáis el post punk con un sonido muy parecido a las bases dark de bandas como Joy Division, Interpol... con preponderancia de bajo y atmósferas densas. Y luego es con la voz de Sarah con la que rescatáis vuestras raíces iranís, un rollo más oriental... ¿es así, es algo premeditado por vuestra parte?
No hemos escuchado los grupos que nos mencionas, pero precisamente para nosotros lo que nos dices es importante porque es uno de los objetivos de hacer música. Escuchar las opiniones del que escucha, porque eso te enriquece como músicos. Y puede que estemos haciendo cosas a nivel musical que ni nosotros mismos sabemos. Lo que tenemos claro es que queremos conservar el minimal instrumental con el que empezamos, y que es nuestra identidad, nuestra firma.

 

Madame Buttercry, disco que estáis presentando, un nombre muy literario pero con un pequeño matiz vuestro… ¿qué os lleva a elegirlo?
Esto es algo curioso entre nosotros. Y es que, como grupo, nos gusta mucho comunicarnos con juegos de palabras. Unas veces sacados de la literatura, otras del cine… Es algo divertido para nosotros. Y con el título del disco es lo que hemos hecho.

 

¿Satisfechos con el resultado final del disco?
Estamos muy contentos con el resultado porque nos hemos acercado muchísimo a lo que queríamos hacer, a nuestro objetivo con él. En cuanto al público, ojalá sea bien acogido, para nosotros es importante, la audiencia es vital. Pero más importante es para nosotros la propia música. Hay que tener en cuenta que al ser multigenéricos también es más fácil llegar a más sectores de público.

 

Vuestra música tiene muchos matices sonoros y texturas, y llevar eso al escenario no es fácil, ¿sois un grupo que cambiáis mucho del estudio al directo?
Nuestra música tiene muchas bases electrónicas y muchos detalles, y esto hace que llevarlas al directo sea complicado. Para poder hacerlo, tenemos que cortar partes que suenan en el disco y llevarlas de otro modo a los directos. Pero nuestro objetivo es que, un día, podamos ir tal cual a un concierto.

 

¿Cómo está siendo vuestro paso por España?
Nos encanta lo mucho que tienen en común nuestra cultura y la vuestra. Como si fueran una sola, te sientes como en casa. La gente en la calle hablando, ambiente en la ciudad, el lenguaje corporal, la forma de comunicarse de la gente. No nos sentimos en el extranjero. Sentimos España como el país hermano.

 

¿De qué sois fanatykos?
Olka:
  Yo odio ser fanática de nada, intento romper con todo tipo de fanatismos, y si lo soy de algo es de la Democracia. Sarah: Yo de lo que soy fanática es de vivir cada día como si fuera el último. He tenido la muerte muy cerca, en varias ocasiones, y para mí esto es lo más importante.

La audiencia es vital, pero para nosotros lo más importante es la música
  • Compartir en twitter
©2010-2016 Fanatyk.es Prohibida su reproducción total o parcial.