Inicio > Conciertos > Crónica del festival Cultura Inquieta de Getafe

Crónica del festival Cultura Inquieta de Getafe

Inés Azagra, 01 de Agosto de 2014

Fanatyk se ha encargado de cubrir parte del festival, con esto quiero decir que conciertos como el de Manu Chao o Los Suaves son excepciones a las que no pudimos asistir pero que confirman un festival por todo lo alto.

Nuestra prensa se plantó allí desde el jueves 17 hasta el sábado. Una carrera de larga distancia y amplio recorrido cuya meta al fin y al cabo era disfrutar de un ambiente agradable y vibraciones de alta frecuencia.

Fueron tres días, tres tardes y tres noches de no parar ni un segundo al baño. Entre concierto y concierto,  o incluso antes ya estaban en marcha distintos puestos, talleres y merchandising del grupo que tocara.

 

Primer asalto

El primer día pensamos que sería tranquilo, solo había un grupo en el cartel…pero qué grupo. George Clinton & Parliament Funkadelic; con más de 20 músicos saliendo y entrando constantemente, donde llegabas a confundir quién era de todos George Clinton.


En un vaho sospechosamente conocido de humo y cerveza, mezclado y agitado con funk y psicodelia el resultado podía llegar a ser tóxico para un cuerpo sano. Después de solos interminables de guitarras, donde se le conceden a los instrumentos la importancia que tienen y negras bailando como si no hubiera mañana pasaron tres horas de concierto. Tres horas de sudor donde nadie dio un segundo de tregua a pesar de los años (bien cumplidos) del maestro.

 

Segundo asalto

Ya íbamos prevenidos del día anterior, sobre todo por las magulladuras y agujetas que arrastras después del primer día. La diferencia es que esta vez no tocaba un grupo, si no tres. El primero fue Depedro, un clásico cuya voz tridimensional era acompañada por grandes y pequeños que se encontraban en el festival.

Tras una pequeña pausa entraron sin prisa pero sin pausa los rockeros The Sonics, un grupo americano de finales de los 60 donde todo se notaba que estaba medido y estudiado a la perfección. Además pudieron presentar nuevas canciones para gusto de todos de su nuevo lanzamiento que tendrá lugar en octubre de este año. En este concierto se iban rotando los cantantes, primero era uno, después otro pero todos con un sentido melódico que funcionaba tan bien como otros grupos más jóvenes.

Para acabar una jornada que ya dábamos por completa pudimos ver a Calexico. Un grupo formado y reformado por grandes artistas entre los que se encontraba Jairo Zavala (Depredro en palabras de estar por casa) donde lo épico, lo informal y la influencia latinoamericana están a flor de piel. Como con la versión del grupo Love “Alone Again Or”, quien la conozca sabrá de que estoy hablando, y si no debería porque no tiene desperdicio. Ésta vez repetimos formato inquieto, un espectáculo de tres horas impresionante que se pasaron como si fuera una.

 

Tercer asalto

Como remate del festival teníamos en cartel en primer lugar a Havalina, Fuel Fandango y The Asteroids Galaxy Tour para acabar.

Havalina en su línea y sin grandes sobresaltos pasó de largo sin dar mucho de que hablar, mientras que Fuel Fandango irrumpió en escena con la misma alegría con la que se celebra un gol en España.

Nos hizo saltar, bailar y reír en un ambiente eufórico donde los toques electrónicos eran bien recibidos por todos. No sobraba nada y tampoco nos faltaba, Nita la cantante se merece su puesto en creces, con esos bailoteos flamencos que no la abandonan nunca y el abanico que siempre sabe como usar. Cabe destacar su intervención en la batería, bueno en un par de bombos bien colocados y unas baquetas bien puestas. La energía de Fuel Fandango nos transporto de manera que el siguiente concierto iba a ser pan comido.

Esa canción tan pegadiza del spot de Heineken que salió hace un tiempo…esa que no se nos iba de la cabeza hasta la hora de dormir…esa. Pues ellos son The Asteroids Galaxy Tour, que aguantaron solo una hora tocando, también es verdad que tienes menos repertorio que los demás. Una mezcla suburbial de rap desenfadado  cuya cantante principal puede estar muy orgullosa. La comunicación con el público fue mínima y la duración del concierto decepcionó a sus más fieles seguidores aunque si cayó un bis, menos mal, donde tocaban la canción que les catapultó al éxito de Heineken y que les dio el honor de cerrar el Festival Cultura Inquieta 2014.

  • Compartir en twitter
©2010-2016 Fanatyk.es Prohibida su reproducción total o parcial.