Inicio > Conciertos > Crónica concierto: Estirga, pop de color blanco nuclear

Crónica concierto: Estirga, pop de color blanco nuclear

Sara Morales - @sara_warsaw, 17 de Julio de 2013

Y los cuatro de blanco llegaron a Madrid. Una propuesta fresca y bien llevada al acústico es lo que trajeron consigo Estirga, grupo alicantino de pop rock que venía a presentar su nuevo EP Dosmildoce.

En un formato íntimo, cercano y sin trampa ni cartón, la voz de Alicia acompañada de dos guitarras, un bajo acústico y un bongo, que normalmente suele ser batería, irrumpió en este pequeño café cultural de estilo vintage, en el corazón de Malasaña, el barrio más alternativo de Madrid.

                                           

                                                                                                                                                          

Potencia vocal y lírica que destaca por encima de la instrumentación, aunque esta acompaña en las bases de todos sus temas. Pop de raíces algo aflamencadas, en un registro único que dejaron patente desde su primer tema "Bebe".
Con la segunda canción del set list
"Adicta", Alicia se arrancó también con la guitarra y el compás del bongo, en una segunda pero presente fila, marcaba los pasos.
Agudos desgarradores que nos hicieron darnos cuenta que, aunque el formato no lo permitía, realmente a la cantante no le hace falta micro. Impresionante.

                                         

 

Libertad sonora

"He nacido para volar" canta el estribillo de "En libertad", tercer tema de su acústico en La Paca que interpretaron solo dos miembros de Estirga. Un tema nuevo y recién estrenado que sonó perfecto y empático con frases como: "No quiero estar respirando el aire podrido en esa ciudad". Tras él, "Julius", para la que volvieron a ser cuatro, y donde la concatenación vocal tomó el protagonismo con una voz de toques más rockeros y guerreros.

Un sonido pseudo étnico y pseudo tribal, salido del incansable bongo que dio el pie a "Canciones frías". Brazos en alto, dos voces a una entonando "y ahora estoy aquí" y movimientos desde unas banquetas que se quedaban pequeñas.

                                          

Y así, intachables y elegantes, se despidieron de Madrid. Una mini gira que los llevó por diferentes salas de la capital como Siroco, deslumbrando con un blanco resplandeciente y uñas de color negro.

 

Artículos relacionados

  • Compartir en twitter
©2010-2016 Fanatyk.es Prohibida su reproducción total o parcial.